El Bitcoin y la Tulipomanía

El Bitcoin y la Tulipomania

¿Qué tienen en común el Bitcoin y la tulipomanía?

Irremediablemente para los inversores más avezados del mercado esta historia, como tantas otras,  les resulta familiar. La criptomoneda por excelencia, el Bitcoin, acumuló en 2017 más de un 1.300% de revalorización. Es incluso más sorpréndete que una semana antes de cierre de año cotizase con una revalorización superior al 2.000%. Auténtica locura compradora.

Traducido a euros, si alguien hubiera invertido 500€ en enero, aproximadamente tendría 6.500€ en diciembre.  Esto se debe a que en diciembre de 2016, la divisa virtual cotizaba a 1.000$ cerrando 2017 en entornos de los 13.000$. Menuda jugada ¿verdad? ¿Por qué no habría invertido yo en Bitcoin en enero? Si tengo un depósito al 0,10%…No hay semana que alguien no me pregunte y muchos de ellos, incluso amigos personales, me lo echan en cara “me dijiste que no comprase el verano pasado, que tenía mucho riesgo, y mira...”. Gajes del oficio, otra más para el bote.

¿Qué hay del riesgo?

Al margen de habladurías, foros, prensa y redes sociales varias, no debemos perder la cabeza por las elevadas rentabilidades y pensar en los riesgos asumidos a éstas. Cualquier inversión por pequeña que sea, en cualquier activo, debe medirse, cuantificarse, evaluarse y ponerse en valor para cada persona y su perfil de riesgo.

No cabe duda que el Big Data, el Blockchain, las nuevas tecnologías y los algoritmos asociados a las finanzas, bases de datos y mercados ayudarán a una digitalización mundial en todos los ámbitos y sectores. El sector financiero no será menos. Pero de ahí a depositar mis ahorros y mi patrimonio familiar en una divisa virtual, referenciada quién sabe dónde, sin colateral físico, custodiada por “una comunidad” que casualmente son los “market makers” o creadores de mercado de la misma, es cómo para pensárselo. ¿Ha pensado que haría si estuviese de vacaciones en África y necesitase pagar con su dinero virtual? ¿Y si no hubiese red móvil? ¿sabe lo que es un ciberataque?. Resuelva estas simples preguntas y luego piense si el Bitcoin es para usted.

No sólo existe el Bitcoin, asistimos a la creación de multitud de criptomonedas o monedas virtuales en el mercado, y las que llegarán, pero a buen seguro el Bitcoin se lleva la palma.

Huele a tulipán…

La subida espectacular en vertical, al igual que sucedió con los bulbos de tulipán en 1636, el afán comprador por personas ajenas a la inversión que en su vida hubieran depositado un euro en acciones por el riesgo y toda la publicidad que está teniendo el bitcoin, hacen pensar que los patrones de la tulipomanía están muy presentes.

Incluso, se da un fenómeno social que siguen todas las burbujas y crisis: Personas que dejan su trabajo, o comienzan a trabajar, en este nuevo sector. Son muchos los que están comenzando a fabricar Bitcoins desde sus casas, con ordenadores y complejos programas informáticos. Incluso se venden equipos especializados para la causa. Al igual que sucedió en la tulipomanía donde todos eran mercaderes de tulipán y en las hipotecas subprime donde todos querían ser constructores, con el Bitcoin huele a tulipán…

Cuando el botones te habla de comprar oro, es momento de vender oro

Famosa cita de Rockefeller que podemos aplicar actualmente. Todo el mundo habla del Bitcoin, los foros, las redes sociales, la prensa, el telediario…A fin de cuentas, todos tenemos un amigo que se ha hecho millonario con el Bitcoin.

Por ello, no nos dejemos llevar por los porcentajes, las quimeras, los cuentos de la vieja y la posibilidad de pegar el pelotazo. Pensemos antes de nada si invertiríamos en dólar canadiense, por ejemplo ¿verdad que no? Por desconocimiento principalmente o porque la divisa tiene mucho riesgo. Y ahora hágase la siguiente pregunta ¿invertiría en algo que no conoce? Que no está depositado en ningún sitio, que no tiene contrapartida física, que no se puede tocar, que nadie sabe quién maneja, quién custodia y que tampoco tiene claro el canal o medio para llegar a ello. Dígamelo ¿lo haría? Si es así, tiene poco amor a su patrimonio.

¿Seguirá subiendo el Bitcoin?

No cabe duda que la subida es impresionante, a mí personalmente me hubiera gustado comprar millones de Bitcoin, ahora a toro pasado, claro. Pero reconozco que nada sube eternamente y cuando le de por girarse y la música deje de sonar, todos aquellos amigos millonarios habrán desaparecido dejándole a usted pidiendo la última copa en el bar con el Bitcoin a 18.000$ o a 88.000$. El problema no está en comprar, sino en poder vender cuando uno quiere vender. Las plataformas de negociación aún no están preparadas para la rapidez que demanda el mercado.

En la inversión, como en todos los aspectos de la vida, debe primar el sentido común. Si algo ofrece una rentabilidad elevada es porque conlleva un riesgo asociado elevado. No intente saber más que el mercado y no invierta en modas. Al igual que no se compraría un teléfono móvil de 1.300 € porque es una moda, no invierta en un valor esperando un 1.300% de rentabilidad. De verdad, olvídelo.

Desconozco si es una burbuja o no, si seguirá subiendo o incluso si dentro de unos años no existirá dinero físico y mi sueldo lo recibiré en coins. Lo que tengo muy claro es que no es para todos, al menos hoy, con la información y los datos que tenemos. A futuro…ver veremos.

Si lo analizamos, nadie se imaginaba que algún día hablaríamos por un aparato llamado teléfono móvil. Welcome technology.

 

Borja Rubí

Asesor de Inversiones, EFA en Renta 4 Banco – Oviedo

https://www.linkedin.com/in/borjarubi/

Lehman Brothers

Lehman Brothers y la crisis financiera

Lehman Brothers, la firma de los hermanos Lehman, especializada en banca de inversión, gestión patrimonial y asesoramiento de inversiones, quebró en el año 2008 causando una oleada de desastres (financieros) en medio mundo.

Se situaba entre las principales esferas de la banca de inversión en New York, llegando incluso a posicionarse en el top 3 de los grandes players del parqué. El patrimonio bajo gestión era de casi 700 billions americanos. Es decir, 700 mil millones de euros.

La caída de un gigante

En el año 2007, en plena pre-crisis subprime, la quiebra de Lehman supuso la caída de numerosas firmas de inversión en todo el mundo, correcciones en vertical en el mercado de valores y multitud de clientes con pérdidas cuantiosas. La quiebra se explica por el exceso de riesgo asumido en hipotecas subprime. Son aquellas hipotecas otorgadas a clientes con baja calidad crediticia, alto riesgo y por norma general bajos ingresos para asumir una hipoteca.

La subida de tipos del año 2003 hizo que multitud de hipotecados subprime con salarios realmente justos para llegar a fin de mes, se dieran cuenta de su incapacidad de pago. Las letras de las hipotecas subieron, mientras los salarios seguían siendo insuficientes para el pago y se hacía imposible devolver el dinero prestado.

Los bancos se convirtieron en socios de dichos hipotecados, al abandonar éstos sus inmuebles y entregarlos a la propia entidad financiera.

MBS

Los Mortgage Backed Securities no dejan de ser otra cosa que “paquetitos” de hipotecas subprime mezclados con otras hipotecas de riesgo bajo o medio. El número de hipotecas subprime en dichos MBS empezó a aumentar y a su vez los hipotecados comenzaron a dejar de pagar,  el sistema financiero de medio mundo entró en colapso.

No sólo los bancos emisores tenían MBS, a su vez otros bancos compraban y vendían estos títulos, en EEUU, Europa, Asia, etc. ¿Por qué aumentaba el interés por los MBS? Se debía a las altas rentabilidades abonadas por éstos, respaldadas por unas calificaciones crediticias de primer nivel y mantenidas por el pago de las letras mensuales de los hipotecados. Pero el cuento llegó a su fin, los tipos comenzaron a subir, los clientes subprime comenzaron a dejar de pagar y los MBS, así como el sistema financiero mundial, entraron en default.

Seguro que a poca gente le suena familiar un MBS pero…¿y la titulización de deuda? Pues digamos que es exactamente lo mismo.

Fuente: El País

Too Big To Fail?

Pues parece ser que no, nada en el mercado financiero es lo suficientemente grande como para caer o quebrar. Muestra de ello son las recientes quiebras vividas en diferentes entidades financieras del mundo. Pero ¿quizá debieron rescatar a Lehman? ¿Y por qué no lo hicieron?. Para nuestra meditación quedará pensar si hubiéramos evitado gran parte de la crisis mundial que aún arrastramos o la caída a futuro sería aún peor.

Hubo posibilidad de rescate por parte de la FED (Reserva Federal) pero lo cierto es que la quiebra se produjo tras más de 158 años de actividad y varias jornadas de reuniones intensas por salvar el banco.

Desde guerras al crack del 29

Durante toda la historia, Lehman superó guerras, incluso la famosa crisis del 29, pero no superó la crisis subprime. La cifra total de activos tóxicos ascendía a más de 32.000 millones de euros. Quizá por ello ninguno de los grandes quiso comprar el banco de inversión sin apoyo estatal.

Durante las semanas previas el estado americano tuvo que rescatar las firmas hipotercarias Fannie Mae y Freddie Mac así como a Bear Stearns.

Pero la música dejó de sonar y comenzó la película de terror para gran parte del sistema económico mundial.

¿Y si hubiéramos salvado a Lehman?

La Tulipomanía

La tulipomania o crisis de los tulipanes

La tulipomanía o la crisis de los tulipanes fue la primera crisis de la historia bursátil allá por el siglo XVII. Duró aproximadamente cuatro años, entre 1634 y 1637, en Holanda (Países Bajos) y se trataba ni más ni menos que la mera especulación con los bulbos del tulipán.

La tulipomanía ¿Una locura o simple especulación con una flor?

El valor de los tulipanes radicaba en su extrema belleza, logrando diferentes tonalidades de color que hacían las maravillas de los mercaderes de la época. Llegando incluso a lograr combinaciones imposibles de color que no hacían más que limitar dicho bulbo y aumentar su precio. A fin de cuentas, todo el mundo quería el tulipán más bello e irrepetible. Antaño, las flores exóticas, más exclusivas y limitadas, eran un símbolo de prosperidad y riqueza.

Por aquel entonces, el precio del bulbo del tulipán cotizaba por un puñado de florines, llegado a pagarse por ellos hasta 6.000 en su máximo apogeo. Es importante detallar que el sueldo medio anual de un trabajador rondaba los 150 florines. Imaginémonos la burbuja creada en torno a los bulbos del tulipán.

Los tulipanes y los futuros

Debido a la necesidad de esperar un puñado de años para, tras la cosecha, empezar a percibir el tulipán comenzó a especularse con el precio futuro que tendrían. Esto no era más que el comienzo del mercado de futuros, en tabernas y reuniones financieras privadas, que nada tienen que envidiar al parqué actual. Aquel fenómeno se denominó windhandel o negocio en el viento – aire.

¿Qué tienen en común la crisis inmobiliaria y la de los tulipanes?

Aunque nos parezca un símil incomprensible, ambas burbujas tienen mucho que ver. Y realmente todas las burbujas del sistema financiero tienen factores en común. Al igual que sucedió con los tulipanes, en la era de la crisis inmobiliaria se repetía continuamente “compra que nunca va a caer, siempre sube”. Todo el mundo quería comprar un piso, al igual que un tulipán en 1636.

Muchos de los trabajadores dejaron sus trabajos para dedicarse de lleno a la compra venta de inmuebles así como a la construcción. Lo mismo hicieron en Holanda en su día, todos querían cultivar aquella “cebolla” maravillosa, llamada “bulbo de tulipán” o “Semper augustus”.

Se produce un fenómeno social en el cual, dicho sector burbuja comienza a ser el principal sector del país, la mano de obra ante tal potencial de beneficio se destina a dicho sector y en consecuencia se dispara la demanda y el precio.

Y estalló…

En 1637 las cosechas de tulipanes comenzaron a sufrir las malas condiciones climatológicas sembrando (y nunca mejor dicho) dudas sobre las ventas de la primavera próxima. Y así fue, se sucedieron las ventas de tulipanes sin garantía, ni papel al otro lado del libro de órdenes. No había compradores, solo vendedores. El precio se desplomó y estalló la conocida crisis de la tulipomanía. No tan diferente de la crisis punto.com, hipotecas subprime y las que quedan por llegar.

Al igual que en la crisis inmobiliaria española, el problema radica en el endeudamiento. Las familias en su día se endeudaron para comprar tulipanes y pisos muy por encima de su salario. Esperando que el precio de éstos se revalorizasen eternamente y generasen ingresos recurrentes.

El problema vino cuando nadie quiso comprar el exceso de tulipanes en el mercado a precios desorbitados. Todos vendían, nadie compraba. Las deudas dejaron de pagarse, los trabajos “originales” ya no se pudieron recuperar y el sector desapareció, arrastrando a países, empresas, familias y trabajadores.

¿Puedo trabajar en banca sin carrera universitaria?

EIA trabajar en banca sin carrera universitaria

Muchas veces te has preguntado, ¿puedo trabajar en banca sin carrera universitaria?. La respuesta es, sí. Y no sólo eso, sino que muchos de los trabajadores que forman hoy día las plantillas, no tienen estudios universitarios.

Ya sea porque accedieron hace años en un puesto base y han ido ascendiendo o porque han estudiado un módulo. Bien sea un módulo medio o superior, de administración, finanzas, contabilidad, etc.

Ahora bien, hoy día la situación es diferente a la que nos encontrábamos hace años en el sector bancario español. Y lo será más a partir de enero de 2018, fecha en la cual entrará en vigor la normativa Mifid II.

La profesionalización del sector

Por fin una norma europea obligará a que todos los empleados de banca en España cuenten con una certificación acorde a sus aptitudes y cargos. Igual que sucede con un médico, arquitecto o farmacéutico. Por tanto, debes saber que será necesario y obligatorio disponer de una certificación que acredite dichos conocimientos.

Suena duro y agresivo pero una carrera universitaria no te asegurará un puesto en el sector. Es obvio que te ayudará muchísimo en tu día a día contar con una base de conocimientos lo más amplia posible, pero el sector exige una especialización post – carrera, licenciatura o grado.

¿Es posible trabajar en banca sin carrera universitaria?

Sabemos que es muy aburrido y estresante buscar empleo sin éxito, día tras día chequeando portales de empleo, introduciendo formularios en las páginas de los bancos, etc. No te llaman, no contactan y te descartan en automático. ¿Qué puedo hacer? tengo una carrera o un módulo, soy joven, sólo busco una oportunidad, una ETT, una beca..Sí, lo has pensado en multitud de ocasiones.

No te preocupes, si no tienes una carrera universitaria, ¡no todo está perdido! ya que podrás acceder al sector con la certificación europea EIA | European Investment Practitioner. Esta certificación está homologada a nivel europeo por EFPA Europe y EFPA España y se encuentra dentro de la lista de certificaciones que cumplen con Mifid II publicada por la CNMV.

Con lo que a partir de ahora, podrás acceder al sector financiero con garantías, diferenciando tu CV y cumpliendo con la normativa.

Cursos mifid 2 asturias banca

Universitarios en curso, módulos de FP…

Si estás estudiando en la universidad actualmente o cursando un módulo de FP puedes diferenciar tu perfil profesional si necesidad de finalizar tus estudios. Contarás con una titulación oficial  requerida y exigida en banca.

Además, ésta te abrirá un abanico de posibilidades de cara a seguir ampliando tu formación con los siguientes niveles, EIP y EFA.

¿Qué estudiaré en la certificación EIA?

Esta certificación se imparte en modalidad presencial durante 40 horas con posibilidad de modalidad online. El temario está compuesto por conceptos básicos sobre fondos de inversión, matemática financiera, renta variable, renta fija, etc.

El acceso al examen oficial de EFPA España no tiene ninguna limitación ni requisito.

No lo dudes, comienza desde ya a pensar en tu futuro laboral en el sector financiero y cuenta con una certificación exigida y homologada incluso antes de finalizar tus estudios.

Cursos Mifid II: Formación, preparación y exámenes  para trabajar en banca

cursos mifid II en Asturias, EIA, EIP y EFA

La normativa Mifid II con fecha de entrada en vigor en Enero 2018, introducirá un profundo cambio en el sistema financiero español y europeo. No sólo a nivel de operativa bancaria, sino también del trabajo a desarrollar por las redes comerciales.

Actualmente, el 100% de la red comercial financiera y bancaria en España se encuentra estudiando como en sus mejores años. Desde el director, al subdirector, el cajero e incluso el becario. Muchos de ellos, con cargos, tareas y proyecciones profesionales diferentes. Pero con algo en común, la necesidad de certificar sus conocimientos y aptitudes con arreglo a la normativa Mifid II.

El 95% de la red está preparando los cursos Mifid II de manera online, algo que ha supuesto un gran esfuerzo para las plantillas. Imaginémonos la cantidad de profesionales que llevan gran parte de su carrera sin estudiar, algunos desde la universidad, de esto hace ya más de 20 años.

Los cursos Mifid II suponen un reto y esfuerzo sin precedentes en banca

Realizar los cursos Mifid II de manera online no deja de ser un esfuerzo de índole considerable, por las cargas familiares, sociales y profesionales que hoy día mantiene la sociedad, siempre con prisas para todo.

Se hace especialmente difícil que una persona sea capaz de estudiar y comprender el módulo de derivados un viernes de 18:30 a 21:00 a través de una videoconferencia en el mejor de los casos o unos apuntes descargados de un aula virtual en el peor.

¿De verdad alguien piensa que la formación de calidad está en la modalidad online?

Puede ser que para determinados cursos de corta duración, sea recomendable, pero la realidad es que como la formación presencial en grupos reducidos no hay nada. Se me antoja difícil pensar que un alumno pueda absorber 200 páginas y 500 diapositivas de fiscalidad desde su casa a través de un webinar.

¿Se han planteado bien los cursos Mifid II desde las entidades y el regulador?

Quizá no, y a las pruebas me remito. Se ha intentado formar a toda una red comercial financiera y bancaria en España, a prisa y corriendo, pretendiendo que estudien, apliquen los conocimientos a su día a día, comprendan la materia y aprueben un examen.  La ley obliga a que obtengas dicha formación. Online, presencial, semipresencial o como sea, pero debes tenerla.

¿Es la culpa del regulador?

No lo es dado que la entrada de la normativa europea Mifid II se ha ido posponiendo durante al menos tres años, con lo que dicha obligatoriedad de formación y certificación se conoce desde tiempo atrás. Otro asunto es que las entidades financieras se hayan puesto manos a la obra a partir del segundo trimestre de 2017.

Prueba de ello, son las certificaciones que ofrece EFPA España:

Con un grado de sofisticación, exigencia, horas de formación y conocimientos de menor a mayor, son unas de las pocas certificaciones que se encuentran reguladas, adaptadas y conformes a la normativa Mifid II.

La CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) ha publicado recientemente una lista con los títulos acreditativos de la formación reglada por Mifid II. Y las certificaciones de EFPA España están acreditadas.

http://cnmv.es/Docportal/Legislacion/Titulos/ListadoTitulos.pdf

EFPA España cuenta con más de 13.000 asociados en España y estos no han llegado en 2017 a raíz de la Mifid sino que son  más de 17 años los que llevan acreditando asesores financieros en España.

¿Y la formación interna que hago en mi banco es suficiente?

Todo apunta a que sí o debería serlo como mínimo para la entrada en vigor de la normativa, pero comienzan a escucharse rumores de que a corto y medio plazo sólo servirán las certificaciones oficiales acreditadas por un organismo externo, como es EFPA, y no por el propio banco.

Es decir, ¿qué sentido tiene que a una persona que ejerce de médico, le forme su centro de salud, le expida un título, le acredite y le recertifique?

Cuando ya no ejerza en ese centro de salud debe tener en cuenta que no cuenta con la titulación de medicina reglada y oficial.

 

 

Inversión conservadora ¿hay alguna opción?

Inversion conservadora y bajos tipos de interes de los depositos

Si buscas una inversión conservadora ¿hay alguna opción?En términos generales en España se sigue una filosofía de inversión conservadora. Miles de millones de euros se mantienen, a día de hoy, invertidos en depósitos pese a los tipos bajos de éstos.

Lejos quedan aquellos “años de gloria” donde las imposiciones a plazo eran un buen activo financiero, sin riesgo y con alta rentabilidad. A buen seguro, gran parte de los ahorradores e inversores españoles han tenido depósitos al 4%.

¿Los depósitos una buena inversión?

A día de hoy, muchos de aquellos depositantes siguen manteniendo sus posiciones pero otra gran parte han virado su estrategia hacia otro tipo de activos. Con más o menos riesgo, pero siempre bajo el denominador común de obtener un plus de rentabilidad o batir a la inflación. Tras años de experiencia en el sector, se repite el pensamiento de “obtener rentabilidad, sin riesgo”. ¿Esto es posible en el mercado actual? Rotundamente, no.

Todos tienen el mismo problema: La baja, por decir nula, rentabilidad de los depósitos actuales.

El riesgo, ya sea en renta variable, renta fija u otro activo financiero debe pagarse y en función de las cotizaciones, tendremos unos activos que compensen el riesgo asumido y otros que por desgracia no. Es como viajar a 200 km / hora por la autopista, con total seguridad, sin gastar apenas gasolina y asumiendo que no me llegará ninguna multa. ¿Suena utópico verdad? Pues con los depósitos sucede lo mismo.

El ratio de insomnio es clave

Algo que se aprende en “1º de inversión” es a medir el ratio de insomnio. Sí, esa variación de las inversiones personales de cada uno, donde ante cualquier movimiento inesperado, uno deja de dormir a “pierna suelta”.

Habrá inversores que ante una caída de un 20% en el mercado, concilien el sueño correctamente y otros que frente a un 0,20% no peguen ojo. Por este motivo es principal conocerse como inversor. Y por ende, que nuestro asesor financiero también nos conozca.

Los ahorradores – inversores ven como cada año su patrimonio “vale menos” debido a la inflación. Cada día, cada semana, cada mes y cada año su poder adquisitivo se reduce sin un activo financiero que aporte rentabilidad. El depósito ya no es un aliado para el inversor conservador.

Por ello, alguien que desee llevar a cabo una inversión conservadora deberá fijarse en los siguientes puntos:

  • Liquidez: ¿Cómo de rápido puedo deshacer mis posiciones y obtener el capital invertido?
  • Mantenimiento: ¿Debo mantener mi inversión durante un período mínimo estipulado?
  • Comisiones: ¿Tiene algún coste cancelar mi inversión anticipadamente?
  • Exposición a bolsa: ¿Qué porcentaje de mi inversión depende directamente de la evolución de bolsa? Esto es principal para determinar el riesgo asumido y mi ratio de insomnio.
  • Expectativa de rentabilidad: ¿Cuál es la rentabilidad que quiero obtener y que riesgo debo asumir para lograrla?
  • Plazo: ¿Puedo invertir mi patrimonio a 5 ó 10 años? Es necesario hacer una estimación de qué cantidad de capital necesitaré en el medio y largo plazo.

¿Hay opciones de inversión conservadora?

Por supuesto que las hay, pero no en forma de depósitos como tal. Una alternativa posible puede ser la inversión en fondos de inversión conservadores. Aquellos que llevan obteniendo rentabilidades positivas en los últimos 5, 10, 15 y 20 años. Los hay, no son muchos, pero los hay.

Dichos fondos mantienen una exposición a riesgo (volatilidad) realmente reducida, obteniendo rentabilidades anuales entre el 0,5% y 1,5%. No tienen por qué tratarse de fondos de renta fija, habiéndolos mixtos y de retorno absoluto que cumplen con dichas características.

Por último, todo aquel inversor que desee obtener una rentabilidad superior al depósito debe saber que una inversión en fondos conservadores no tendrá garantizado su capital, pudiendo este sufrir apreciaciones o depreciaciones en función del devenir del mercado.

Cuentan con otra serie de ventajas fiscales y gozan de gran transparencia, liquidez y flexibilidad. Pero no garantizan la rentabilidad.

No existe rentabilidad sin riesgo.

 

Formación financiera: Finanzas en el cole

formacion financiera oviedo

De la formación financiera dependerá el futuro de los más pequeños. No se trata de algo baladí, ni tampoco podemos dejar correr el tiempo en este ámbito.

¿Un poco exagerada esta afirmación verdad? Puede parecer algo irrelevante, pero debemos poner cartas en el asunto y atajar “el problema” cuanto antes.

Las finanzas son apasionantes y cuánto mayor es el grado de conocimiento que tienes sobre el mercado financiero y los aspectos económicos, más las disfrutas. Precisamente el pasado lunes 2 de octubre, celebramos el día de la educación financiera en España.

Y tú, ¿cuánto sabes de finanzas? ¿distingues un cupón de un dividendo?

¿Y una tarjeta de crédito de una de débito? ¿Y un bono de una letra del estado? Pues cosas tan sencillas y básicas cómo éstas, son desconocidas para la mayoría de los mortales. Quizá piensen que estamos hablando de física cuántica, pero nada mas lejos de la realidad.

Estamos hablando de conceptos financieros básicos que los niños utilizarán en el día a día dentro de unos cuántos años. Por tanto, los más pequeños deben comenzar cuanto antes a conocer estos asuntos.

No se trata de hablar de dinero a los niños

Se trata de explicarles cosas muy básicas que necesitarán conocer cuando sean mayores. Para comprar un coche, ir al supermercado o financiar un televisor. Por ello, es vital para el futuro de nuestra sociedad, incluir las finanzas en los planes de estudio. Empezando por la escuela, a todos los niveles.

Recibo una herencia en fondos de inversión

Seguro que muchos de vosotros habéis recibido alguna herencia de un abuelo o de un tío que vive en el pueblo, que con buen criterio había invertido su patrimonio.

Llegado el momento, los herederos reciben una cartera de fondos de inversión que deben gestionar. ¿Qué quiere decir gestionar? Tomar decisiones de inversión, compra o vender, invertir o desinvertir, seleccionar y analizar fondos, etc. Y si no tengo ni idea de finanzas ¿cómo lo voy a hacer?.

Esto no debería ser un problema, ya que existen multitud de expertos asesores financieros que podrían ayudarte. El problema está en que debemos diferenciar un asesor de otro, un banco de otro y unos servicios financieros de otros. Necesitamos la formación para comprender, comparar y tomar decisiones al respecto de una manera acertada.

Se estropea la tele: Estudio todas las marcas

Tú también lo has hecho, y lo sabes. Has estudiado durante semanas las características de un móvil, has revisado todos los centros comerciales de tu ciudad en busca de “la tele plana con mejor resolución” pero, ¿a cuántos bancos has ido? ¿con cuantos asesores te has reunido?

No tiene sentido que el consumidor sepa las vueltas a las que gira su lavadora y no tenga idea de la volatilidad de su cartera, de lo que sucede cuando vence un bono o de las implicaciones de traspasar un fondo.

Repito, no, tiene, sentido. Ni razón de ser. Por ello, reiteramos la necesidad de que las instituciones se pongan manos a la obra y faciliten a los profesionales financieros trasladar su conocimiento a los niños en colegios.

No se trata de una “clase magistral” , ni se imparten conceptos imposibles. Se trata de una clase para “la vida”. Financiera, en este caso.

RWB – Random Walk Business School es una escuela de negocios especializada en la formación financiera y la preparación de las certificaciones de EFPA España en Asturias, León y Cantabria.

Ejercicios EIP y EFA: Capitalización compuesta

Ejercicios EIP y EFA: Capitalización compuesta

Ejercicios EIP y EFA: Capitalización compuesta: Cómo ya te adelantamos en el artículo de la semana pasada sobre los ejercicios EIP y EFA sobre capitalización hoy te traemos la segunda entrega.

Si lo recuerdas, hacíamos referencia a los grandes maestros value o más conocidos como los gestores de la filosofía “valor“, Warren Buffett, Francisco Paramés, etc. Dichos gurús, basan parte de su estrategia de inversión en la capitalización compuesta. Bueno sí y en cientos de cosas más, como por ejemplo el margen de seguridad, comprar empresas baratas con poca deuda y mucha caja, esperar a que el mercado reconozca su inversión, etc.

Capitalización compuesta

Con respecto la capitalización compuesta podemos establecer dos normas generales:

  1. No reinvierten los intereses generados
  2. Se utiliza para períodos superiores al año

Por tanto podemos pensar en un inversor que invierte 6.000 euros a un plazo de 20 años y a un tipo de interés del 3% compuesto:

¿Cuanto capital tendría al final del período?

Si asumimos que Cn será el capital final y Co el capital inicial:

Cn = Co (1 + i ) ^ n

Obtendría 10.836€ euros a los 20 años. ¿te das cuenta del poder de la capitalización? Con un ahorro más que modesto de 6.000 euros, habremos obtenido a los 20 años la friolera de: 10.836€. Esto logra una rentabilidad sobre la inversión inicial de un ¡¡80%!!

La selección de la inversión es principal

Será determinate seleccionar un fondo de inversión (por ejemplo) que nos pueda aportar un determinado nivel de rentabilidad estable en todo este tiempo. En caso de seleccionar un fondo muy arriesgado, grandes pérdidas en diferentes años lastrarían el “poder” de la capitalización compuesta.

Podría ser perfectamente factible un fondo de inversión conservador, como un Carmignac Securité o un Renta 4 Pegasus. Fondos de bajo riesgo y reducida volatilidad. Además, ambos fondos cuentan con un track récord de rentabilidad envidiable.

Por tanto, si tienes ahorros no dudes en encender la “máquina de la capitalización compuesta“. Selecciona un fondo conservador y recuerda: Buy & Hold.

Este será uno de los ejercicios EIP y EFA que entrarán en los exámenes oficiales de las certificaciones de EFPA España. Podrás realizarlo además con la calculadora financiera sin necesidad de recordar ninguna fórmula.

Si quieres conocer todos los detalles, acceder a más de 1.000 preguntas de examen reales y superar con éxito los exámenes EIP y EFA de EFPA España, no dudes en contactar con RWB – Random Walk Business School.

 

Ejercicios EIP y EFA: La magia de la capitalización I

Ejercicios EIP y EFA: La magia de la capitalización I

Ejercicios EIP y EFA: La magia de la capitalización I: Seguramente has oído hablar aquello de “poner tu primer euro a trabajar” , pues bien esto no es más que capitalizar tu patrimonio. Se dice que con un euro podrías llegar a conseguir 1.000.000 solamente con la capitalización compuesta. ¿No te lo crees?

Han sido muchos los genios que históricamente han venerado las bondades de la capitalización Einstein, Rockefeller, Warren Buffett, Paramés, etc. Esto no es más que un efecto “bola de nieve” mediante el cual la aportación inicial de tu inversión, produce más y más dinero conforme pasa el tiempo.

Einstein, Rockefeller, Buffett, Paramés…

Como podrás comprender, el secreto está en reinvertir los beneficios obtenidos por los cupones de un bono de renta fija en la propia inversión. O por ejemplo, los dividendos cobrados por las acciones de igual modo. Se puede realizar con fondos de inversión, claro está. Incluso aplicarse a la vida diaria o a la gestión empresarial. Vamos a explicarlo con un ejemplo muy sencillo:

Imaginemos que un niño recibe 100 euros de paga mensual, todos los meses. En enero recibe 100 euros y en vez de gastarlos, ahorra la mitad y 50 los invierte en un fondo conservador. Este fondo le reporta un 1% mensual (irreal totalmente para un fondo conservador).

  • A finales de enero tendrá 50 euros ahorrados
  • A finales de febrero tendrá 50 euros de enero, 50 de febrero y los intereses acumulados al 1% mensual de enero y febrero

Y así sucesivamente, mes tras mes. ¿te imaginas el potencial la capitalización?

Puede ser que un ejemplo que quizá no te diga mucho, pero prueba a calcularlo con 10.000 euros iniciales durante 55 años, por ejemplo. Obviamente dependerá mucho de si estamos capitalizando a un interés simple o a un interés compuesto.

¿Interés simple o compuesto?

En el artículo de hoy, explicaremos cómo calcular la capitalización simple mediante la siguiente fórmula:

Cn = Co ( 1 + i * t) 

Si invierto 14.000 euros a un tipo del 2% durante 15 años ¿cuánto tendré al final del período si no se reinvierten los intereses? Habré obtenido 18.200 euros es decir, 4.200 euros de beneficio.

Traducido: “dime cuánto capital tendré en el futuro, si el capital inicial lo capitalizo a un interés simple durante 15 años“. Y no reinvierto los intereses. Esa es la clave de la capitalización simple, la no reinversión.

¿Te suena aquello del “carrete“? Capital x Rédito x Tiempo

Esto no es nuevo, ni lo descubrimos nosotros, quizá lo hayamos estudiado en el colegio, pero también lo encontrarás en el programa EIP – European Investment Practitioner y EFA – European Financial Advisor de EFPA España.

Dichos conceptos, figuran dentro del módulo de fundamentos de inversión que impartimos en la escuela RWB – Random Walk Business School.

¿Fácil verdad? Si quieres aprender y además superar las certificaciones de EFPA España de una manera sencilla, amena y accesible, no dudes en inscribirte en las próximas convocatorias de las certificaciones de EFPA España en Asturias, León y Santander. 

La semana que viene, veremos el capitulo II y las diferencias entre la capitalización simple y compuesta.

Si lo decía Einstein….

 

 

Inicios septiembre 2017: Certificaciones EFPA en Asturias (EIA, EIP y EFA)

Certificaciones EFPA en Asturias EIA, EIP y EFA presencial u online. RWB Random Walk Business School

Inicios septiembre 2017: Certificaciones EFPA en Asturias (EIA, EIP y EFA): Quizá no hayas oído hablar mucho de nosotros, no solemos invertir grandes cantidades en publicidad, no repartimos bolígrafos corporativos ni tenemos una escuela en la mejor calle de Oviedo. No, somos RWB | Random Walk Business School.

Nuestro método y modelo no se basa en el bombo y platillo, ni en los grandes grupos. Quizá seamos más conservadores, más old school, viejos rockeros ya sabes, y no es que seamos viejos precisamente.

Old school, viejos rockeros

El equipo docente es nuestra gran baza, buscamos aportar valor añadido al alumno, en cada clase, en cada diapositiva y en cada hoja del manual que preparamos para afrontar con éxito las certificaciones EFPA España en Asturias. Por si no las conoces, son certificaciones financieras oficiales homologadas a nivel europeo para trabajar en banca.

Nuestro vínculo con los alumnos, muchos de ellos estudiantes, otros banqueros de renombre y una gran parte de ellos, personas que sólo buscan un punto más en su curriculum para mejorar conocimientos y aptitudes de cara a un puesto laboral en banca, es lo que nos hace diferentes.

Asúmelo, online, en tu casa y por tu cuenta, es muy complejo

Llamadnos locos, pero seguimos pensando que la formación presencial es la clave. Que sí, que hay que coger papel y boli, remangarse y bajar al barro. Volver a hacer resúmenes, subrayar y sobretodo cogerlo con ganas. Nadie dijo que fuese fácil.

Nosotros ponemos todo lo demás, un material cómo pocos te encontrarás en España. Accesible desde la primera a la última palabra. Manuales, resúmenes, más de 1.000 preguntas test y cómo no: Un aula virtual. Oye, ¿hay que modernizarse no?

No dejes que te cuenten la teoría de la teoría

Aunque no nos veáis, trabajamos a diario, sí sábados y domingos también, muchas horas y la gran parte de ellas por la noche ¿por qué? Porque todos y cada uno de los integrantes y profesores que hacen posible RWB son profesionales en activo. Y ya de paso, muy buenos en su campo ¿por qué no decirlo?

Hemos estudiado en las mejores escuelas de negocios de España, hemos trabajado como banqueros en las principales plazas españolas y europeas pero hay algo nos une: Amamos los mercados, las finanzas y la formación.

No vamos a venderte que llevamos mil años en esto, ni que estamos homologados ISO, ni siquiera que pertenecemos a una universidad de renombre ¿de qué te sirve esto si no superas el examen? Nosotros no vendemos nada. Bueno quizá sí, sueños y experiencias únicas. ¿cómo? ¿un sueño volver a estudiar?

No te quedes con lo material, quédate con las experiencias que vivirás con un equipo docente con más batallas que los romanos, con la sensación de volver a amar tu profesión de banquero o banquera y con las ganas de entender las finanzas, las matemáticas y el asesoramiento financiero desde el principio.

Certificaciones EFPA en Asturias

Sí, la certificación es importante, pero los conocimientos y aptitudes lo son más. Eso es lo que te llevarás a tu casa, para toda la vida. Solamente tienes que traer tu actitud positiva y luchadora. El resto, corre de nuestra cuenta.

Puedes conseguir apuntes, exámenes o que alguien te explique el temario de las certificaciones EFPA en Asturias , pero hay un aspecto diferencial a la hora de superar el examen: Que quien te lo explique lo haya vivido en primera persona. No dejes que te cuenten la teoría de la teoría.

Puedes comprobar que todo lo aquí expuesto es cierto, puedes ojear las opiniones de nuestros alumnos o incluso visitarnos el día que quieras en la escuela. Si tienes a algún conocido que nos conoce, ¡adelante! ¡pregúntale! Y si todo esto te parece bien, no lo dudes e inscríbete en los próximos comienzos de septiembre:

En modalidad presencial u online, certificaciones EFPA en Asturias. Sedes en Oviedo, Gijón, Avilés, León y Santander.

El objetivo es superar los exámenes oficiales de diciembre de EFPA España.

¿Quieres conocernos?

Ven el primer día de curso de cualquiera de los tres programas sin coste ni compromiso y compruébalo de primera mano.

Escuelas de negocio hay muchas, RWB sólo una.