Lehman Brothers

Lehman Brothers y la crisis financiera

Lehman Brothers, la firma de los hermanos Lehman, especializada en banca de inversión, gestión patrimonial y asesoramiento de inversiones, quebró en el año 2008 causando una oleada de desastres (financieros) en medio mundo.

Se situaba entre las principales esferas de la banca de inversión en New York, llegando incluso a posicionarse en el top 3 de los grandes players del parqué. El patrimonio bajo gestión era de casi 700 billions americanos. Es decir, 700 mil millones de euros.

La caída de un gigante

En el año 2007, en plena pre-crisis subprime, la quiebra de Lehman supuso la caída de numerosas firmas de inversión en todo el mundo, correcciones en vertical en el mercado de valores y multitud de clientes con pérdidas cuantiosas. La quiebra se explica por el exceso de riesgo asumido en hipotecas subprime. Son aquellas hipotecas otorgadas a clientes con baja calidad crediticia, alto riesgo y por norma general bajos ingresos para asumir una hipoteca.

La subida de tipos del año 2003 hizo que multitud de hipotecados subprime con salarios realmente justos para llegar a fin de mes, se dieran cuenta de su incapacidad de pago. Las letras de las hipotecas subieron, mientras los salarios seguían siendo insuficientes para el pago y se hacía imposible devolver el dinero prestado.

Los bancos se convirtieron en socios de dichos hipotecados, al abandonar éstos sus inmuebles y entregarlos a la propia entidad financiera.

MBS

Los Mortgage Backed Securities no dejan de ser otra cosa que “paquetitos” de hipotecas subprime mezclados con otras hipotecas de riesgo bajo o medio. El número de hipotecas subprime en dichos MBS empezó a aumentar y a su vez los hipotecados comenzaron a dejar de pagar,  el sistema financiero de medio mundo entró en colapso.

No sólo los bancos emisores tenían MBS, a su vez otros bancos compraban y vendían estos títulos, en EEUU, Europa, Asia, etc. ¿Por qué aumentaba el interés por los MBS? Se debía a las altas rentabilidades abonadas por éstos, respaldadas por unas calificaciones crediticias de primer nivel y mantenidas por el pago de las letras mensuales de los hipotecados. Pero el cuento llegó a su fin, los tipos comenzaron a subir, los clientes subprime comenzaron a dejar de pagar y los MBS, así como el sistema financiero mundial, entraron en default.

Seguro que a poca gente le suena familiar un MBS pero…¿y la titulización de deuda? Pues digamos que es exactamente lo mismo.

Fuente: El País

Too Big To Fail?

Pues parece ser que no, nada en el mercado financiero es lo suficientemente grande como para caer o quebrar. Muestra de ello son las recientes quiebras vividas en diferentes entidades financieras del mundo. Pero ¿quizá debieron rescatar a Lehman? ¿Y por qué no lo hicieron?. Para nuestra meditación quedará pensar si hubiéramos evitado gran parte de la crisis mundial que aún arrastramos o la caída a futuro sería aún peor.

Hubo posibilidad de rescate por parte de la FED (Reserva Federal) pero lo cierto es que la quiebra se produjo tras más de 158 años de actividad y varias jornadas de reuniones intensas por salvar el banco.

Desde guerras al crack del 29

Durante toda la historia, Lehman superó guerras, incluso la famosa crisis del 29, pero no superó la crisis subprime. La cifra total de activos tóxicos ascendía a más de 32.000 millones de euros. Quizá por ello ninguno de los grandes quiso comprar el banco de inversión sin apoyo estatal.

Durante las semanas previas el estado americano tuvo que rescatar las firmas hipotercarias Fannie Mae y Freddie Mac así como a Bear Stearns.

Pero la música dejó de sonar y comenzó la película de terror para gran parte del sistema económico mundial.

¿Y si hubiéramos salvado a Lehman?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *