La Tulipomanía

La tulipomania o crisis de los tulipanes

La tulipomanía o la crisis de los tulipanes fue la primera crisis de la historia bursátil allá por el siglo XVII. Duró aproximadamente cuatro años, entre 1634 y 1637, en Holanda (Países Bajos) y se trataba ni más ni menos que la mera especulación con los bulbos del tulipán.

La tulipomanía ¿Una locura o simple especulación con una flor?

El valor de los tulipanes radicaba en su extrema belleza, logrando diferentes tonalidades de color que hacían las maravillas de los mercaderes de la época. Llegando incluso a lograr combinaciones imposibles de color que no hacían más que limitar dicho bulbo y aumentar su precio. A fin de cuentas, todo el mundo quería el tulipán más bello e irrepetible. Antaño, las flores exóticas, más exclusivas y limitadas, eran un símbolo de prosperidad y riqueza.

Por aquel entonces, el precio del bulbo del tulipán cotizaba por un puñado de florines, llegado a pagarse por ellos hasta 6.000 en su máximo apogeo. Es importante detallar que el sueldo medio anual de un trabajador rondaba los 150 florines. Imaginémonos la burbuja creada en torno a los bulbos del tulipán.

Los tulipanes y los futuros

Debido a la necesidad de esperar un puñado de años para, tras la cosecha, empezar a percibir el tulipán comenzó a especularse con el precio futuro que tendrían. Esto no era más que el comienzo del mercado de futuros, en tabernas y reuniones financieras privadas, que nada tienen que envidiar al parqué actual. Aquel fenómeno se denominó windhandel o negocio en el viento – aire.

¿Qué tienen en común la crisis inmobiliaria y la de los tulipanes?

Aunque nos parezca un símil incomprensible, ambas burbujas tienen mucho que ver. Y realmente todas las burbujas del sistema financiero tienen factores en común. Al igual que sucedió con los tulipanes, en la era de la crisis inmobiliaria se repetía continuamente “compra que nunca va a caer, siempre sube”. Todo el mundo quería comprar un piso, al igual que un tulipán en 1636.

Muchos de los trabajadores dejaron sus trabajos para dedicarse de lleno a la compra venta de inmuebles así como a la construcción. Lo mismo hicieron en Holanda en su día, todos querían cultivar aquella “cebolla” maravillosa, llamada “bulbo de tulipán” o “Semper augustus”.

Se produce un fenómeno social en el cual, dicho sector burbuja comienza a ser el principal sector del país, la mano de obra ante tal potencial de beneficio se destina a dicho sector y en consecuencia se dispara la demanda y el precio.

Y estalló…

En 1637 las cosechas de tulipanes comenzaron a sufrir las malas condiciones climatológicas sembrando (y nunca mejor dicho) dudas sobre las ventas de la primavera próxima. Y así fue, se sucedieron las ventas de tulipanes sin garantía, ni papel al otro lado del libro de órdenes. No había compradores, solo vendedores. El precio se desplomó y estalló la conocida crisis de la tulipomanía. No tan diferente de la crisis punto.com, hipotecas subprime y las que quedan por llegar.

Al igual que en la crisis inmobiliaria española, el problema radica en el endeudamiento. Las familias en su día se endeudaron para comprar tulipanes y pisos muy por encima de su salario. Esperando que el precio de éstos se revalorizasen eternamente y generasen ingresos recurrentes.

El problema vino cuando nadie quiso comprar el exceso de tulipanes en el mercado a precios desorbitados. Todos vendían, nadie compraba. Las deudas dejaron de pagarse, los trabajos “originales” ya no se pudieron recuperar y el sector desapareció, arrastrando a países, empresas, familias y trabajadores.

Inversión conservadora ¿hay alguna opción?

Inversion conservadora y bajos tipos de interes de los depositos

Si buscas una inversión conservadora ¿hay alguna opción?En términos generales en España se sigue una filosofía de inversión conservadora. Miles de millones de euros se mantienen, a día de hoy, invertidos en depósitos pese a los tipos bajos de éstos.

Lejos quedan aquellos “años de gloria” donde las imposiciones a plazo eran un buen activo financiero, sin riesgo y con alta rentabilidad. A buen seguro, gran parte de los ahorradores e inversores españoles han tenido depósitos al 4%.

¿Los depósitos una buena inversión?

A día de hoy, muchos de aquellos depositantes siguen manteniendo sus posiciones pero otra gran parte han virado su estrategia hacia otro tipo de activos. Con más o menos riesgo, pero siempre bajo el denominador común de obtener un plus de rentabilidad o batir a la inflación. Tras años de experiencia en el sector, se repite el pensamiento de “obtener rentabilidad, sin riesgo”. ¿Esto es posible en el mercado actual? Rotundamente, no.

Todos tienen el mismo problema: La baja, por decir nula, rentabilidad de los depósitos actuales.

El riesgo, ya sea en renta variable, renta fija u otro activo financiero debe pagarse y en función de las cotizaciones, tendremos unos activos que compensen el riesgo asumido y otros que por desgracia no. Es como viajar a 200 km / hora por la autopista, con total seguridad, sin gastar apenas gasolina y asumiendo que no me llegará ninguna multa. ¿Suena utópico verdad? Pues con los depósitos sucede lo mismo.

El ratio de insomnio es clave

Algo que se aprende en “1º de inversión” es a medir el ratio de insomnio. Sí, esa variación de las inversiones personales de cada uno, donde ante cualquier movimiento inesperado, uno deja de dormir a “pierna suelta”.

Habrá inversores que ante una caída de un 20% en el mercado, concilien el sueño correctamente y otros que frente a un 0,20% no peguen ojo. Por este motivo es principal conocerse como inversor. Y por ende, que nuestro asesor financiero también nos conozca.

Los ahorradores – inversores ven como cada año su patrimonio “vale menos” debido a la inflación. Cada día, cada semana, cada mes y cada año su poder adquisitivo se reduce sin un activo financiero que aporte rentabilidad. El depósito ya no es un aliado para el inversor conservador.

Por ello, alguien que desee llevar a cabo una inversión conservadora deberá fijarse en los siguientes puntos:

  • Liquidez: ¿Cómo de rápido puedo deshacer mis posiciones y obtener el capital invertido?
  • Mantenimiento: ¿Debo mantener mi inversión durante un período mínimo estipulado?
  • Comisiones: ¿Tiene algún coste cancelar mi inversión anticipadamente?
  • Exposición a bolsa: ¿Qué porcentaje de mi inversión depende directamente de la evolución de bolsa? Esto es principal para determinar el riesgo asumido y mi ratio de insomnio.
  • Expectativa de rentabilidad: ¿Cuál es la rentabilidad que quiero obtener y que riesgo debo asumir para lograrla?
  • Plazo: ¿Puedo invertir mi patrimonio a 5 ó 10 años? Es necesario hacer una estimación de qué cantidad de capital necesitaré en el medio y largo plazo.

¿Hay opciones de inversión conservadora?

Por supuesto que las hay, pero no en forma de depósitos como tal. Una alternativa posible puede ser la inversión en fondos de inversión conservadores. Aquellos que llevan obteniendo rentabilidades positivas en los últimos 5, 10, 15 y 20 años. Los hay, no son muchos, pero los hay.

Dichos fondos mantienen una exposición a riesgo (volatilidad) realmente reducida, obteniendo rentabilidades anuales entre el 0,5% y 1,5%. No tienen por qué tratarse de fondos de renta fija, habiéndolos mixtos y de retorno absoluto que cumplen con dichas características.

Por último, todo aquel inversor que desee obtener una rentabilidad superior al depósito debe saber que una inversión en fondos conservadores no tendrá garantizado su capital, pudiendo este sufrir apreciaciones o depreciaciones en función del devenir del mercado.

Cuentan con otra serie de ventajas fiscales y gozan de gran transparencia, liquidez y flexibilidad. Pero no garantizan la rentabilidad.

No existe rentabilidad sin riesgo.

 

El problema catalán y los mercados financieros

El problema catalan y los mercados financieros. ¿Como afecta? ¿y a las acciones que tengo? ¿estare tranquilo con un bono de renta fija? Nuestro analisis.

El problema catalán y los mercados financieros: ¿Qué repercusión tendrá?. Como no podría ser de otra manera, el Referéndum catalán ha introducido una dosis de tensión en los mercados financieros, fundamentalmente en los mercados nacionales. Intentaremos, aunque se trate de un ejercicio con dificultad, aislarnos del tema político y analizar las posibles consecuencias que dicha segregación podría provocar, al menos en el corto plazo, en los mercados.

¿Cómo afecta a la renta fija?

En primer lugar, los mercados de renta fija analizan, entre otras cosas, si el referéndum tiene implicaciones sobre la calificación soberana. Parece evidente que los bonos autonómicos sufran minusvalías importantes estas sesiones ya que la puerta de incertidumbre que se abre es enorme y es difícil valorar los escenarios posibles. No obstante, la brecha abierta en la sociedad catalana el pasado domingo no parece fácil de curar y aportará, cuando menos, elevados niveles de volatilidad a los mercados.

¿Y a la renta variable?

Siendo sensatos, si Ud. posee una cartera de renta variable, bien directamente o bien a través de la posesión de participaciones en alguna institución de inversión colectiva, el consejo es vender y esperar acontecimientos. Y con más razón, si dicha cartera acumula rentabilidades positivas arrastradas del buen comportamiento bursátil en los últimos meses. Es evidente que un menor o incluso nulo peso de la renta variable (al menos nacional) en estos días nos permitirá “dormir a pierna ancha” y ver los titulares matutinos con altas dosis de tranquilidad.

Rentabilidad y riesgo

Desde un punto de vista exclusivamente personal considero que el binomio rentabilidad/riesgo en estos momentos no me parece atractivo. ¿Cómo puedo comparar este binomio de una forma relativamente sencilla si no soy una persona que me mueva con fluidez en los mercados financieros?

De manera relativamente sencilla: Ponga en una balanza posibles escenarios e interprete su posible efecto en los mercados, o dicho de otra manera, a día de hoy tenemos muchas más cosas de las que preocuparnos y que aportan incertidumbre que cosas positivas que pudieses acontecer.

Posibles escenarios

Imaginemos una declaración unilateral de independencia con intervención de los poderes del Estado, aportará volatilidad y posiblemente recortes en lo mercados (negativo), supongamos que se intensifica la presencia de la sociedad en la calle con posibles altercados del orden público (negativo).

El lunes, tras la declaración de independencia el Gobierno central no actúa y desencadena un nuevo flujo de incertidumbres: nueva moneda, quién garantiza los depósitos, salida masiva de multinacionales y empresas, etc. (negativo). Y en el otro lado, sólo se me ocurre que pudiesen llegar al dialogo (positivo). ¿Qué inversor ante dicha balanza, decide asumir riesgo?. No parece que esté lo suficientemente remunerado.

Por tanto, esperar acontecimientos con altos niveles de liquidez parece lo más aconsejable. Sólo hay una forma de disfrutar más que viendo los toros desde la barrera en mercados muy volátiles y es estando bajista, pero ya lo abordaremos en otro artículo.

Catxit y el… ¿black monday?

Catxit y ¿Black Monday? ¿Que sucedera en el mercado ante una posible declaracion de independencia de Cataluna? ¿Bajara, subira? ¿Caera un 12% como en el Brexit? Aqui los detalles.

Este domingo día 1 de octubre está previsto que se celebre el referéndum catalán sobre la independencia. A nivel de mercados financieros y más concretamente en el IBEX 35, el impacto puede ser significativo. No sólo por la posible celebración y en un punto extremo, la declaración de Cataluña como un estado independiente de España, sino por la posible volatilidad generada en la sesión bursátil del lunes 2.

Catxit y ¿Black Monday?

De producirse una improbable salida de Cataluña de España y la UE (Catxit) por consiguiente, las consecuencias serían como mínimo desastrosas. No sólo para España, sino para Cataluña también. Lo que nos ocupa, a nivel de mercados financieros, es el impacto que esto tendría en el IBEX35 el lunes 2 de Octubre.

Si hay algo que pone especialmente nervioso al mercado es la incertidumbre y ahora mismo, se desconoce que sucederá. Quizá nada, o quizá todo, pero recordemos que en el verano 2016 uno de los socios fundadores de la UE decidió irse por un puñado de votos. Con esto quiero decir, que no debemos infravalorar los riesgos e incertidumbres del mercado. Algunos de ellos no los percibimos y quizá nunca llegamos a preverlos, pero en casos como el que nos ocupa no se deben pasar por alto.

Personalmente creo que no se debería comprar ningún valor hasta pasado el referéndum. En mano del inversor queda decidir si vender o no algún valor en cartera. Los valores que pueden verse afectados son especialmente Caixabank, Repsol, Banco Sabadell, Grifols, Cellnex, Inditex..

¿Compro o vendo mis acciones o fondos?

Con esto no quiero decir que debamos vender ahora mismo toda la cartera, sino que, en mi opinión, no debemos comprar. Que no cunda el pánico. En caso de que suceda el punto más extremo (desconozco cuál será), viviremos el lunes una jornada de gran volatilidad en el mercado. Recordemos la caída del 12% en el IBEX35 durante la jornada post Brexit.

Por tanto y en resumen, si están esperando para comprar. Esperen al lunes. Si tienen acciones que estaban pensando en vender, háganlo (en su totalidad o en parte) no sea que el lunes podamos comprar más barato, especialmente si ganamos unos céntimos con ellas. A medio plazo la expectativa sigue siendo alcista en las bolsas europeas en general y en la española en particular, por los buenos datos macroeconómicos y los resultados empresariales.

De producirse una caída significativa el lunes, puede darse un buen punto de entrada en el mercado. A los inversores acostumbrados a operar asiduamente en el mercado bursátil la jornada de ayer miércoles les habrá resultado familiar. Casualmente los valores comentados han subido con fuerza, incluso el IBEX y también las bolsas americanas.

Comprar barato: Es la clave

La bolsa española ha cerrado con una fuerte revalorización al alza, y mi pregunta es: ¿Por qué? pues porque sí. Como siempre en el mercado, sube o baja porque sí. De nada valen las excusas o titulares explicándole al inversor a toro pasado por qué sus acciones valen un 10% menos que ayer.

Por tanto y como venía diciendo, algo huele mal cuando la bolsa (y ciertos valores en particular) celebran algo con fuertes subidas…sin sentido. ¿Para ganar el último céntimo y esperar a la corrección del lunes?.

La mayor parte del mercado y del público en general interpreta que “no va a pasar nada” y eso es lo que está descontado en el mercado, por tanto, si realmente no pasa nada el mercado ya lo tiene asimilado. Cualquier noticia o desenlace en contra (incremento tensión política, algún tipo de escena con violencia, etc.) traerá caídas en mercados de las que nos podríamos aprovechar, o cuando menos, cubrir nuestras carteras para que no sufran minusvalías relevantes.

Y por último un truco que no deben olvidar, el evento se producirá el domingo con el mercado cerrado. Las posiciones que mantengan el viernes deberán asumirlas para bien o para mal, en la apertura del lunes. Con lo que, mucho cuidado con “quedarse abierto” durante el fin de semana.

En bolsa no siempre gana dinero el que más arriesga, sino el que compra más barato.

 

Curso de Bolsa: Banco Popular ¿Robo a los Accionistas?

Curso de Bolsa en Oviedo. Presenciales. RWB - Random Walk Business School. Aprende a operar en bolsa como un profesional

Curso de Bolsa: Banco Popular, ¿Robo a los Accionistas?

¿Qué tienen en común “El Golpe”, “Reservoir Dogs” y “The Italian Job”?  Que las  tres son películas de robos o atracos. Pero como todos saben, en algunos casos, la realidad supera la ficción y el pasado miércoles más de 300.000 ahorradores e inversores fuimos testigos de piedra de cómo se volatilizaba nuestra inversión.

Y digo “ahorradores e inversores” porque un servidor está realmente cansado de oír verdaderas estupideces al respecto en todo tipo de medios de comunicación (prensa, radio y tv). ¿Y por qué digo esto? Insisten en diferenciar a los accionistas o propietarios de algún tipo de bonos (para ellos inversores) con ahorradores (depositantes, propietarios de otro tipo de bonos distintos a los comentados anteriormente)

Ahora bien, imaginen una persona que durante su vida, parte de su ahorro lo fue destinando a compra de acciones, entre ellas del Banco Popular, ¿esta persona no es un ahorrador? Pues claro que sí. Es evidente que todo inversor en renta variable debe conocer las características básicas de ese tipo de inversión, sus ventajas y sus inconvenientes, entre ellos que los accionistas son los “últimos de la cola” en caso de liquidación de una sociedad. Concepto básico que se aprende los primeros días en cualquier curso de bolsa.

Los accionistas los últimos en caso de liquidación de una sociedad

Las últimas noticias publicadas al respecto comentan que algunos accionistas podrán ser recompensados (concretamente lo que acudieron a la última ampliación de capital de la entidad finalizada en junio del año pasado) por lo que se deduce que existirán otro tipo de accionistas que no se verán recompensados al respecto. Cosa que personalmente tampoco entiendo ya que hasta poco antes de su desaparición, diversas autoridades insistían entre otras cosas en: los suficientes niveles de solvencia de la entidad, la superación de recientes test de estrés y que evidentemente, presentaba un valor neto positivo.

Con todo ello, una persona que lleva a cabo una inversión en el valor se nutre de toda esa información pública, que evidentemente, podemos concluir que no decía toda la verdad. En este punto tendrán que salir a la palestra la CNMV (cuyo principio fundamental es velar por la protección del inversor), BCE, Banco de España, Consejo de Administración del Banco Popular, etc.

Las autoridades argumentan crisis de liquidez, no de solvencia

Las autoridades argumentan crisis de liquidez, no de solvencia. Lo que parece cuando menos sospechoso ya que en el sistema financiero actual existen medidas más que suficientes para poder subsanar un problema de liquidez.

Por otro lado, expertos independientes establecieron rangos de entre 2.000 y 8.000 millones de pérdidas, escenario que parecen de un rango demasiado amplio como para, al menos dudar, de dicha valoración.

Y para ir finalizando, la mañana del jueves día 15 de junio, una de las mayores barbaridades que hemos podido leer al respecto, y de boca de su malogrado expresidente (Sr. Saracho): “Tras dicha intervención, la entidad, cuya capitalización bursátil rondaba los 1.400MM€, pasó a tener un valor cero, incluso negativo según algunos informes de expertos, y fue adjudicada a Santander para garantizar los ahorros de los clientes”. Me encantaría que el Sr. Saracho me explicara cómo puede presentar una entidad cotizada una capitalización burstátil negativa, ya que dicha capitalización es simplemente el fruto de multiplicar el número de acciones por un valor de cotización que nunca puede ser menor que cero.

Será necesario tomar medidas

Personalmente, creo que los accionistas y algunos bonistas (caso de subordinadas y CoCos entre otros) han sido manifiestamente robados y ante este hecho, evidentemente, habrá que tomar medidas. Ahora bien, considero que no deben precipitarse por iniciar demandas al respecto, dejen actuar en primer lugar a los accionistas de referencia y si se establece jurisprudencia al respecto, ésta marcará el camino a seguir por los pequeños accionistas

Pese a tener la mejor formación e información, cualquier inversor de Popular habrá perdido todo su capital. Algo, totalmente inusual, como comentamos, por ello si tienes interés en conocer más a fondo el funcionamiento de los mercados financieros y la operativa en bolsa, inscríbete en nuestro Curso de Bolsa en Oviedo.

 

Abengoa: ¿Contrasplit a la vista?

Curso de Bolsa en Oviedo, Asturias. 30 horas. Modalidad presencial u online. Compatible con jornada laboral.

Como cada mañana, lo primero que hago al llegar a mi despacho es leer la prensa, fundamentalmente la prensa salmón. Aunque miento al decir leer, ya que mi apretada agenda no me permite echar más que un simple vistazo a los titulares de la misma

Y la verdad, es duro encontrarse con titulares falsos, totalmente manipulados  o cómo queramos llamarlos. En un titular de un ejemplar de tirada nacional y reconocido prestigio se puede leer hace ya unos meses: “Jazztel dice adiós a la Bolsa tras cuadriplicar su valor en 15 años”. Es evidente, que a todos los mortales, dicho titular, nos hace pensar la gran revalorización que ha tenido el valor, o la suerte que habrán tenido gran parte de los accionistas o inversores, o qué bien lo ha hecho el equipo gestor a lo largo de esos años o cuestiones similares. Pues bien, permítanme aclararles la cuestión, y verán cómo se trata de algo, cuando menos, totalmente erróneo y bastante desafortunado por parte de dichos medios

Jazztel sale a bolsa en Diciembre del año 2000, a un precio aproximado de 14€. Es decir, una persona que deseara adquirir 100 acciones, tenía que desembolsar 1.400€.

Pasados 4 años, hace su aparición en la compañía el Sr. Pujals, concretamente en septiembre de 2004 (la cotización de Jazztel ese mes oscila entre los 0,25 y los 0,45 euros por acción). Es decir, el inversor anterior, cuya cartera constaba de 100 títulos, tendría su cartera valorada entre 25 y 45 euros (recordemos que su inversión inicial fue de 1.400 euros).

El 18 de enero de 2010 (la acción cotizaba aproximadamente a 0,28€), Jazztel lleva a cabo un Contrasplit de 1×10. Recordemos brevemente qué es un Contrasplit. El inversor está normalmente más familiarizado con lo contrario, es decir, un Split o desdoblamiento de títulos, a través del cual, una compañía reduce el valor nominal de los mismo y aumenta el número de títulos en la misma proporción. Una vez entendido el Split es fácil de entender la operación contraria o Contrasplit (reducir el número de acciones aumentando el valor nominal de los mismos).

Pues bien, el Contrasplit efectúado por Jazztel provoca el agrupamiento de 1×10, es decir, si anteriormente tenías 10 acciones pasas a partir de entonces a poseer 1 acción, que lógicamente tendrá 10 veces más de su valor nominal anterior. Es importante detallar que ambas operaciones no alteran ni el valor de la empresa ni el valor del conjunto de acciones que posea cada accionista. Nuestro inversor inicial por tanto, se queda con 10 acciones (se dividen las 100 iniciales entre 10) valoradas a 2,8€ (resulta de multiplicar 0,28€ por  10) y vemos a su vez que no tiene efecto económico alguno para el inversor (su patrimonio es el mismo)

Y llegamos al verano de 2015, en el que Jazztel dice adiós a la Bolsa (tras la OPA lanzada por Orange) a un precio de 12,98€ rodeada de titulares como los que comentábamos al principio del artículo. Pero nada más lejos de la realidad ya que el inversor inicial posee 10 títulos a la citada cotización de 12,98€ es decir, el valor de mercado de su cartera es de aproximadamente 130€ frente a los 1.400€ invertidos, lo que arroja unas minusvalías de un 90%.

En el gráfico que les adjunto se puede ver perfectamente dicha evolución:

Curso de Bolsa en Oviedo, Asturias. 30 horas. Modalidad presencial u online. Compatible con jornada laboral.

Como vemos en el gráfico, los precios anteriores a la fecha del Contrasplit (enero 2010), deben multiplicarse por la proporción del mismo (en este caso 10) para que la dilución en el número de los mismos no tenga consecuencias económicas. Es decir, de un precio inicial de 140€ (14€ iniciales por 10) hemos pasado a un precio de 12,98€, por lo que juzguen ustedes mismos si te trata de un éxito o un fracaso.

Estos días, los amantes de la renta variable, están realmente entretenidos con los devenires de Abengoa. Y permítanme que me aventure a decir algo, parece que la acción se dirige cuesta abajo hacia un valor de un céntimo, momento el cual, muy propicio para hacer un Contrasplit de 1×10 ó 1×100. Esperemos que no nos traicione la memoria en el medio o largo plazo y escuchemos o leamos en prensa barbaridades similares a las contadas en este artículo.

Por tanto, permítanme los lectores  recomendarles que sean muy selectivos y estrictos con las fuentes económicas a las que acudan, con los cursos de bolsa  que se planteen hacer y rodéense siempre de profesionales formados y cualificados.

Tanto si eres un inversor experto como si acabas de empezar a operar y quieres ampliar tus conocimientos en  bolsa con temas tan importantes como los Split y Contrasplit, apúntate a nuestro curso de bolsa en Oviedo, Gijón, Avilés, León y Santander 30 horas presenciales o en modalidad online. La formación financiera es la única inversión que te aportará dividendos continuos a lo largo de  toda la vida.

 

 

 

Bolsa para novatos: ¿Cuál es la diferencia entre el análisis técnico y chartista?

diferencia-analisis-tecnico-chartista

Numerosas disciplinas de la vida, incluso la vida misma, tienen un alto componente analítico. Piénsalo, ante cualquier proceso que requiera una toma de decisiones, te paras a analizar la situación. Hay personas que, frente a la compra de un coche, elaboran un detallado documento Excel con los pros y los contras de todas sus opciones. Llegues a este extremo o no, lo que está claro es que, cuando te enfrentas a una decisión, haces un análisis previo de la situación, por somero que sea.

Si la decisión que debes tomar se refiere a algo tan cambiante como puede llegar a serlo el mercado de valores, el análisis previo se antoja esencial. ¿Dónde y cuándo es mejor invertir? Para elegir los valores en los que vamos a confiar nuestro dinero existen dos tipos de análisis: Análisis Fundamental y Análisis Técnico. A su vez, el análisis técnico engloba otro tipo de análisis conocido como análisis chartista.

¿Estás hecho un lío con tantos tipos de análisis? Tranquilidad, nos explicamos.

Por lo general, existe cierta confusión ya que se tiende a establecer una equivalencia entre el análisis técnico y el chartista, utilizándose ambos términos indistintamente como si de uno solo se tratara. Por eso, hoy vamos a centrarnos en explicar la diferencia entre análisis técnico y chartista.

Empezaremos por el análisis técnico. Este tipo de análisis pretende conocer las tendencias futuras de las cotizaciones basándose exclusivamente en las cotizaciones conocidas. Es decir, no realiza un análisis económico o financiero del mercado al cual pertenece la empresa ni toma en cuenta el riesgo propio del entorno y la sociedad. Se basa únicamente en la curva de cotizaciones. El precio, o cotización, es la piedra angular de este tipo de análisis.

¿Por qué este tipo de análisis no considera otros elementos como las coyunturas políticas, sociales, económicas o psicológicas que también pueden afectar el mercado? Sencillamente porque el análisis técnico defiende que todos esos cambios ya están reflejados en el precio o cotización de la acción. El análisis técnico no estudia las causas de los cambios sino las consecuencias reflejadas en los precios.

Hay un concepto inherente al análisis técnico: la tendencia. El objetivo principal del análisis técnico es precisamente ese, identificar una tendencia en su etapa temprana para así, dirigir todas las operaciones bursátiles en ese sentido.

El precio y la tendencia son dos principios fundamentales para entender este tipo de análisis. Pero no hay dos sin tres y por eso, para cerrar el ciclo, el análisis técnico se basa precisamente en eso, en los ciclos. En la idea de que la historia se repite y que lo que ha funcionado antes (o no) se comportará de la misma manera en las mismas circunstancias.

“El mercado tiene memoria y la historia se repite”

 

Es precisamente a esta premisa a la que obedece el análisis chartista. Como ya te hemos dicho, el chartismo forma parte de los análisis técnicos. No caigas en el común error de pensar que son sinónimos. No. El chartismo forma parte del análisis técnico.

El Crack del 29 y el posterior terremoto financiero de los años 30 forjaron la necesidad de buscar nuevas teorías y métodos de análisis y es así como se establecieron las bases de lo que hoy conocemos como análisis chartista.

Este análisis pretende conocer las tendencias basándose en los patrones que van formando las curvas de cotizaciones. Patrones repetitivos que han sido previamente identificados y estudiados. Digamos que analiza exclusivamente la información que nos muestran los gráficos.

Ahora que ya conoces un poco más sobre ambos conceptos, ¿cuál es la diferencia entre uno y otro? El análisis técnico se basa en fórmulas para predecir el comportamiento futuro de los precios, mientras que el chartismo se basa en las gráficas de la curva de cotizaciones para predecir las tendencias. No olvides que el chartismo no es un tipo de análisis bursátil per se sino una parte dentro del análisis técnico.

Esto es solo la punta del iceberg de los análisis bursátiles. Como ves, las decisiones en el parqué no se toman a la ligera sino que son fruto de un estudio previo.

Sabemos que quieres iniciarte en esto de la bolsa. Tienes dos caminos, coger la bola de cristal y vaticinar por dónde van a ir las cosas (poco recomendable) o formarte en uno de nuestros cursos presenciales de análisis técnico y chartista en Oviedo. Si has optado por el segundo camino, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

¿Conoces la historia de la bolsa?

historia-de-la-bolsa

Si ahora mismo te preguntara qué sabes de la bolsa, la de valores, probablemente me hablarías de acciones, de los brókeres, de Wall Street o del Ibex 35. Pero, ¿sabes realmente cuál es la historia de la bolsa? ¿Qué se hace exactamente en ella? ¿Cómo funciona? Hoy te lo vamos a contar todo porque el saber no ocupa lugar y, además, es un valor que cotiza al alza.

Empecemos por el principio. ¿Por qué se le llama bolsa? Su nombre proviene de un edificio de Brujas propiedad de la familia Van der Buërse, cuyo escudo de armas exhibía tres bolsas de piel. En el siglo XIII, este edificio comenzó a utilizarse para realizar reuniones de carácter mercantil por lo que los habitantes de la ciudad empezaron a denominar con la palabra “buërse” tanto al lugar, como a la actividad económica que allí se llevaba a cabo.

Más tarde, la bolsa, basada hasta entonces en transacciones comerciales, se extendió a ciudades como Amberes o Gante. Sin embargo, fue en 1602 cuando estos mercados evolucionaron hacia lo que podríamos considerar la bolsa tal y como hoy la conocemos, basada en la venta de acciones.   La Compañía Holandesa de las Indias Orientales fue la primera en ofrecer participaciones en sus negocios para financiar su expansión comercial. Lo hizo concretamente en la calle Damrak de Ámsterdam por lo que esta ciudad es considerada como la cuna de la Bolsa.

En España, durante la Edad Media (siglo XIV) se construyeron las lonjas de contratación, lugares de encuentro de los comerciantes de grano, lana y seda. Algunos de estos edificios se conservan como es la Lonja de Palma de Mallorca, Valencia y Barcelona.

En 1809 José I Bonaparte decide crear en España la primera bolsa, concretamente en Madrid, en la iglesia de San Felipe el Real pero nunca se llegó a configurar un mercado bursátil como tal. No es hasta 1831, con la publicación de la Ley de la creación de la bolsa de Madrid redactada por D. Pedro Sáinz de Andino. En ese mismo año, Fernando VII funda la Bolsa de Madrid y el 20 de octubre tiene la primera sesión de contratación. Bancos, ferrocarriles y siderúrgicas son las primeras compañías en cotizar.

No es hasta 1893  cuando la Bolsa de Madrid cambia de sede, concretamente el domingo 7 de mayo de 1.893, a las cuatro de la tarde, la reina regente María Cristina inauguró la nueva sede, ubicada en la Plaza de la Lealtad.

Sí, Bélgica fue la cuna de la bolsa, pero si hay un nombre irremediablemente vinculado a esta actividad, ese es Wall Street. ¿Por qué? Sin duda, el cine ha tenido mucho que ver. Sin embargo, la bolsa de Nueva York (NYSE o New York Stock Exchange) también ha hecho sus propios méritos convirtiéndose en  el mayor mercado de valores del mundo en cuanto a volumen  y número de compañías cotizadas se refiere. Creada en 1792. Es un mercado dirigido por órdenes. Es uno de los pocos mercados que no es totalmente electrónico sino híbrido, ya que mantiene el mercado de subasta con negociación en corro (parqué) a través del especialista (1), que mantiene el mercado activo utilizando su propio dinero para comprar y vender acciones cuando no hay mucha negociación.

historia-de-la-bolsa-formacion-bolsa-asturias

El índice bursátil más popularmente conocido del mercado americano es el Dow Jones.

El Dow Jones (2) nació el 26 de mayo de 1896. Compuesto por 30 títulos (desde 1928), en su origen todos industriales, en la actualidad, concretamente desde 1997, ya incluye bancos y tecnológicas.

Y hablando de índices bursátiles, ¿sabrías definir qué es y para qué sirve? No te preocupes, nosotros te lo contamos. Un índice bursátil es un indicador del movimiento de la cotización de las principales acciones que lo componen. Es decir, representa la evolución de un mercado de valores. Además, como inversor, te servirá como punto de referencia para evaluar las operaciones realizadas. Podríamos decir que es el termómetro que mide la salud de los mercados.

Existen diferentes modalidades de índices bursátiles que pueden ser clasificados en función del momento en que se toma la referencia, base fija o base variable; los valores que incorporan, generales o sectoriales; el tiempo que se toma para su construcción, largos o cortos; o el objeto que representan, precios y rendimientos.

¿Cuántos índices bursátiles conoces? Ibex 35, Dow Jones o Nikkei serán los primeros que seguramente vengan a tu cabeza. Sin embargo, si quieres ampliar tus conocimientos en esto de los mercados y la bolsa, tendrás que fijarte en otros índices como el FTSE100 de Londres, el CAC 40 de París, el DAX 30 de Alemania o el S&P 500 y el NASDAQ 100, ambos de la bolsa de Nueva York.

El Ibex35 es el índice que recoge las cotizaciones de las 35 compañías españolas más negociadas y con más liquidez. Sin embargo, en España el 98% de los títulos se negocian en el Mercado Continuo, que engloba las 4 bolsas españolas (Madrid, Bilbao, Barcelona y Valencia) y en el que cotizan 101 empresas.

La sesión bursátil en España comienza a las 8:30 a.m.  y no a las 9:00 a.m. como la mayor parte de la gente piensa. A esa hora comienza una subasta de apertura de duración 30 minutos y cierre aleatorio de 30 segundos para evitar al máximo una manipulación de precios. ¿Por qué crees que existe una subasta de 30 minutos todos los días al iniciar el día? Simplemente porque cuando en Europa estamos durmiendo,  una gran parte del resto del mundo está despierto y “pasan cosas” (resultados empresariales, decisiones políticas e incluso guerras y atentados). La forma de resumir toda esa información es a través de una subasta de apertura que incorpore a los precios toda esa información.

Los diferentes valores, mercados de cotización o índices bursátiles son solo la punta del iceberg del apasionante mundo de la bolsa. Amamos los mercados y las finanzas y queremos que tú los ames tanto como nosotros, convirtiendo tu hobby en tu pasión y, quizá, quién sabe, en tu profesión. Así que, si quieres dominar los mercados bursátiles, no te pierdas nuestro programa de Introducción a la Bolsa y a los Mercados Financieros. ¡Te estamos esperando!

 

“Si queréis ser ricos no aprendáis solamente a saber cómo se gana, sino también cómo se invierte”

Benjamin Franklin

 

(1) Representados en la gran pantalla por personas con chaquetas coloridas gritando precios y casando operaciones de compra y venta.

(2) Debe su nombre a dos periodistas denominados Charles Henry Dow y Edward D. Jones que dedicaron gran parte de su carrera a elaborar notas sobre compañías (más tarde serían publicadas en el afamado diario financiero “The Wall Street Journal” del que Charles era editor) y establecieron dos medias o índices sectoriales: un índice industrial y un índice de trasportes. El índice industrial (DJIA: Dow Jones Industrial Average) lo componían inicialmente 12 valores, en 1916 se incrementó a 20 y a partir de 1928 quedó fijado en 30.

Uso de cookies


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies